Un sensor de aparcamiento es un dispositivo de asistencia al estacionamiento que se basa en unos sensores que se instalan en los parachoques del coche, más concretamente en los traseros, que informa de los obstáculos que hay en los ángulos muertos de visión, sobre todo al aparcar, y algo muy importante, de la distancia que nos queda disponible para hacer maniobra marcha atrás.

Con nuestros recambios para coche puedes ahorrar hasta el 50% de la reparación si los instalas tú mismo. Escrí­benos por WhatsApp y te ayudamos a encontrar los adecuados 620 640 981

Sensor de aparcamiento: tipos

  • Sensor de aparcamiento de ultrasonidos: van incorporados en los paragolpes y son fácilmente reconocibles ya que son pequeños cilindros del tamaño de una moneda incrustados en las defensas. Suelen ser cuatro y funcionan emitiendo ondas de ultrasonidos que rebotan en los obstáculos. Este sensor de aparcamiento tiene un radio de acción que va de 130º a 160º de barrido horizontal y entre 50º y 60º en barrido vertical.
  • Sensor de aparcamiento de detección electromagnética: se coloca en los paragolpes. Se trata de una tira metálica que va adherida al interior de los paragolpes. Funcionan al detectar alguna alteración en el campo electromagnético producido por los objetos sólidos. La dectección es continua, y cubre toda la parte trasera del vehículo con la ventaja de que es más resistente ante un posible golpe.

El sensor de aparcamiento ya se instala en muchos vehículos nuevos, ya que ayuda a aparcar con precisión y seguridad, advirtiendo la presencia de obstáculos en aquellos ángulos que están fuera del alcance del conductor. Existen muchos coches que no lo llevan y lo instalan posteriormente, ya que se trata de un sistema relativamente sencillo de instalar y que puede aportar muchas ventajas a los conductores. No obstante, aunque este sensor de aparcamiento esté instalado, cabe recordar que el principal campo de visión es la vista del conductor, sin olvidar que el sensor de aparcamiento es tan solo un sistema auxiliar.

Un consejo: este tipo de sensores son sensibles a la suciedad, puesto que se encuentran en continua exposición, por lo que es recomendable limpiarlos de vez en cuando ya que por ejemplo la lluvia puede influir en la eficacia del sensor.

Si eres manitas y/o te atreves, también puedes montar tú mismo el sensor de aparcamiento. Te damos los principales pasos para hacerlo; recuerda documentarte bien antes de hacerlo. Si quieres comprar los accesorios, clica y compra tu kit de sensor de aparcamiento.

Los neummáticos baratos y de primeras marcas que tu coche necesita

Pasos para montar un sensor de aparcamiento

  1. Prepara la instalación: abre el kit y comprueba cada uno de los componentes del asistente. Necesitarás un taladro, un polímetro, un metro, alicates, un cúter, un destornillador, cinta aislante y las herramientas necesarias para desmontar el paragolpes, los pilotos y los revestimientos del maletero.
  2. Desmonta los pilotos traseros: hay vehículos en los que para desmontar el paragolpes, es necesario quitar los pilotos posteriores. Retira el tapón superior que está situado a ambos lados del maletero y afloja el tornillo interior. Entonces tira hacia fuera del faro por la zona en la que se une al portón trasero e introduce la mano con cuidado para hacer palanca en la parte delantera y que cedan las pestañas; una vez lo tengas fuera, retira la clema del piloto.
  3. Toma corriente y masa del piloto: utilizando el polímetro, busca el conector del piloto que tenga la luz de la marcha de atrás, la masa y la señal. Debes tener el contacto encendido y la marcha atrás engranada cuando hagas esto. Cuando encuentres la señal y la masa de marcha atrás, pela los cables para luego empalmarlos con los de la centralita.
  4. Verifica el funcionamiento del asistente: comprueba que el asistente funciona correctamente; conecta el resto de elementos del kit a la centralita según se indique y ponle cinta aislante en los cables del piloto que estén empalmados con los de la centralita.
  5. Escoge la ubicación: marca los puntos para la cámara central y los sensores laterales. Procura no situarlos ni muy altos ni muy bajos.
  6. Quita la defensa: según el modelo de coche que tengas, los tornillos para desmontar el paragolpes pueden estar situados en diferentes sitios. Cuando quites todos los tornillos, ayúdate de alguien para quitar la defensa del vehículo.
  7. Haz los taladros: ayudándote del taladro y la broca especial, hgaz los agujeros en los puntos que marcaste previamente, siempre con cuidado para no arañar el paragolpes. Luego repasa las zonas con una lima.
  8. Coloca el sensor de aparcamiento y la cámara: colócalos a presión en los agujeros que realizaste. En los elementos viene indicada una marca “up” y una flecha que indican el sentido en el que deben colocarse.
  9. Sujeta los cables: conecta los sensores y la cámara a los cables que van a la centralita, respetando el orden A, B, C y D. Después de esto, sujeta todo el cableado a la parte posterior del paragolpes con bridas para evitar que se golpee al circular.
  10. Introduce el cableado interior del maletero: pasa el cableado desde el paragolpes al interior del maletero. En la parte inferior trasera hay un agujero con una tapa de goma que se comunica con él. Agujerea el tapón para introducir todo el cable, después el cableado desde el piloto trasero al interior del maletero. Coloca el paragolpes de nuevo.
  11. Instala la centralita y el avisador acústico: desmonta el panel lateral del maletero para colocar la centralita y el avisador acústico. Primero, retira el revestimiento de la boca de carga, tirando hacia arriba. Después, quita el tornillo del panel lateral y tira hacia afuera hasta que se suelten las grapas.
  12. Lleva el cable del monitor hacia adelante: después de instalar la centralita y la bocina lateral del maletero, enchufa todo el cableado del asistente. Pasa el cable de la pantalla hacia delante para instalarla en el salpicadero (lo puedes sujetar con bridas). Retira el asiento trasero y lleva el cable por debajo del panel lateral. Quita el revestimiento del estribo de la puerta delantera, tira de la tapa hacia arriba hasta que se suelten las grapas para llevar el cable hasta la caja de fusibles.
  13. Conecta la pantalla a la caja de fusibles: una vez hayas pasado el cableado a la zona del salpicadero, retira con ayuda de un destornillador plano, la caja de fusibles. Después localiza con ayuda del polímetro una corriente continua y una masa para conectar los cables, rojo y negro, que alimentan la pantalla del asistente de aparcamiento. Si por ejemplo tienes ya instalado en el coche un accesorio como un manos libres, puedes aprovechar el cable de corriente y empalmarle el que suministrará energía a la pantalla de la cámara.
  14. Coloca la pantalla al lado del cenicero: pasa el cableado desde la caja de fusibles a la zona donde quieras colocar el monitor del asistente de aparcamiento. Si colocas la pantalla al lado del cenicero, primero retira la tapa de plástico que está debajo del volante para extraer el embellecedor, el recubrimiento de la palanca de cambios y el cenicero.
  15. Coloca los revestimientos y los pilotos traseros: una vez tengas todo instalado, comprueba que funciona bien. Ya puedes entonces colocar todos los revestimientos que habías quitado. Después coloca los pilotos traseros.
Ahorra un 50% en reparaciones instalando tú mismo los recambios para coche. Encuentra el que necesitas o llámanos sin compromiso: 936 357 009

¿Quieres descuentos exclusivos?

Suscríbete a nuestro boletín y recibe las mejores ofertas para tus recambios

* campo requerido