Existen algunos componentes de los coches que resultan fundamentales para realizar el mantenimiento óptimo al igual que sentirnos con seguridad cuando estamos al volante. Como en anteriores ocasiones te hemos hablado sobre el filtro de aceite que es una de esas partes fundamentales para mantener la seguridad cuando circulamos por las carreteras, en esta ocasión queremos hablarte del líquido de frenos que también es otra pieza fundamental como vamos a hablar de ello desde Click Recambios. 

Con nuestros recambios para coche puedes ahorrar hasta el 50% de la reparación si los instalas tú mismo. Escrí­benos por WhatsApp y te ayudamos a encontrar los adecuados 620 640 981

Líquido de frenos

El líquido de frenos es un líquido hidráulico que hace posible la transmisión de la fuerza ejercida sobre el pedal de freno de nuestro coche a los cilindros de freno en todas las ruedas de nuestro vehículo, ya sea un coche, una motocicleta o incluso en algunas bicicletas avanzadas.

La composición del líquido de frenos deriva principalmente del poliglicol o en algunas ocasiones muy concretas se compone de líquidos de silicio y aceites minerales. El punto de ebullición del líquido debe ser elevado para el correcto funcionamiento de los frenos.

El líquido de frenos es higroscópico, lo que hace atraer y absorber la humedad, evitando correr peligro de que queden pequeñas cantidades de agua que puedan llevar consigo una disminución de la temperatura de ebullición que es necesario para el correcto funcionamiento. Ello impide la formación de gotas de agua que puedan provocar corrosión local y que puedan helarse a temperaturas bajas.

Debemos saber que con el paso del tiempo, se recomienda que el líquido de frenos se reemplace cada dos años y como máximo cada 4 años. Un porcentaje de agua superior al 3% puede dañar los frenos de nuestro coche haciendo que se formen burbujas de vapor que son comprimibles, y no solo eso, sino que el agua contribuye a la corrosión de los conductos de líquido de frenos y puede agravar el desgaste de otra parte fundamental del coche, los pistones de freno.

Los neummáticos baratos y de primeras marcas que tu coche necesita

Para el manejo y manipulación del líquido de frenos  es necesario que utilicemos guantes y gafas para evitar que los ojos se nos irriten y entremos en contacto con el líquido que pueda perjudicarnos la salud. Del mismo modo y debido a su composición, en el caso de derramarse, debemos eliminarlo lo antes posible ya que puede atacar la pintura y los componentes plásticos. Por todas estas razones es necesario que el líquido de frenos usado lo depositemos en en los contenedores de residuos especiales para evitar la contaminación.

Líquido de frenos: ¿cómo cambiarlo?

A la hora de cambiar el líquido de frenos debemos tener en cuenta una serie de pasos para completar el proceso de forma segura y que no nos surjan problemas y lleguemos a tener algún accidente innecesario. Estos son los pasos a seguir para realizar un cambio seguro, y abajo puedes verlo en vídeo:

  1. En primer lugar debemos vaciar el depósito del líquido de frenos con la jeringuilla para volverlo a llenar después con el nuevo líquido.
  2. Retirar la rueda del coche y localizar el purgador de la pinza de frenos.
  3. Poner el tubo o manguito para echar el líquido.
  4. En este cuarto paso necesitaremos la ayuda de una segunda persona para que presione el pedal de freno hasta que quede duro. De esta forma a la hora de abrir el purgador, y con la presión ejercida por la segunda persona saldrá el líquido de freno.
  5. Una vez salga el líquido, hay que cerrar el purgador de nuevo y dejarlo como estaba antes de haberlo manipulado.
  6. Haremos lo mismo con las ruedas restantes y al acabar revisaremos nuevamente el depósito del líquido de frenos.


Imagen: autodescuento

Ahorra un 50% en reparaciones instalando tú mismo los recambios para coche. Encuentra el que necesitas o llámanos sin compromiso: 936 357 009

¿Quieres descuentos exclusivos?

Suscríbete a nuestro boletín y recibe las mejores ofertas para tus recambios

* campo requerido