Para empezar este post sobre los discos de freno debéis saber que tienen un papel muy importante en el mantenimiento de tu vehículo, para que este esté en buenas condiciones. Su principal función es ralentizar el movimiento de las ruedas acopladas al disco, de modo que funcionen los frenos.

Con nuestros recambios para coche puedes ahorrar hasta el 50% de la reparación si los instalas tú mismo. Escrí­benos por WhatsApp y te ayudamos a encontrar los adecuados 620 640 981

Funcionamiento de los discos de freno

Los frenos se cogen al disco y este sistema es el que hace que se produzca la fricción que ralentiza la rotación de las ruedas, de forma que estas frenen y se vaya deteniendo el vehículo más o menos. Pero dicha fricción calienta lo suficiente el funcionamiento de dicho sistema y hace que con el tiempo se reduzca la eficacia de la frenada y la formación de un reborde, siendo un peligro para el buen mantenimiento del vehículo, y en consecuencia, para la seguridad del usuario.

Cada vehículo necesita un sistema de refrigeración más o menos eficaz, según el peso, el tamaño o la potencia del coche. Hay dos tipos de discos de freno: el sólido o el ventilado. Conforme van perdiendo grosor, los discos deben ser sustituidos. Lo cierto es que el desgaste de los discos de freno se puede producir también por el tipo de conducción del usuario y con el tipo de calzadas transitadas. Esto indica que es necesario comprobar dicho desgaste antes de que sea demasiado tarde.

Cuándo cambiar los discos de freno

Es obligado que cambies los discos de freno cuando estos alcancen el grosor mínimo de desgaste o si detectas cualquier anomalía en los mismos. Debes saber que todo disco de freno tiene un grosor mínimo predefinido, debajo del cual hay que plantearse cambiarlo por otro nuevo. Para conocer el límite de desgaste, puedes hacerlo desde la ficha descriptiva de los discos de freno. Cuando se crea reborde en el disco de freno es complicado medir el grosor que queda, por ello es conveniente medirlo en tres alturas diferentes (cerca del reborde exterior, en el centro y cerca del borde interior). Para medir el grosor necesitas un pie de rey para discos de freno o un calibrador.

Los neummáticos baratos y de primeras marcas que tu coche necesita

Por otra parte, y tal como hemos comentado previamente, también hay que estar atento a las anomalías que se puedan producir, motivo por el cual también tenemos que cambiar los discos de freno:

  • Rayas: cuando se hace alguna raya en el disco es debido a la fricción de la pastilla de freno sin revestimiento con el disco. Cuando no queda revestimiento, el soporte metálico de la pastilla de freno ataca al disco, lo cual provoca ruidos al frenar.
  • Alabeado: el sobrecalentamiento del disco de freno provoca una deformación y el cambio de color a azulado, lo cual provoca una vibración en el volante al frenar.
  • Fisuras: estas aparecen cuando el disco de freno está muy desgastado.
  • Rotura: esto ocurre cuando el disco de freno se debilita por el óxido.

Si estás buscando cambiar los discos de freno tú mismo, o que alguien te los cambie de forma más económica, aprovecha nuestros precios online en discos de freno. Solo tienes que decirnos la marca y el modelo de tu coche, y te ofrecemos los recambios con precios más ajustados para ti. Además, aprovecha ahora porque tenemos hasta un -50% de descuento en discos de freno.

Si tus discos de freno todavía no están desgastados pero acumulan mucha suciedad, puedes utilizar un limpiador de discos de freno para mejorar su rendimiento. En este vídeo tutorial te explicamos cómo hacerlo paso a paso.

Ahorra un 50% en reparaciones instalando tú mismo los recambios para coche. Encuentra el que necesitas o llámanos sin compromiso: 936 357 009

¿Quieres descuentos exclusivos?

Suscríbete a nuestro boletín y recibe las mejores ofertas para tus recambios

* campo requerido