Cuando compramos un coche de segunda mano o de kilómtro cero, siempre nos queda la duda de si el coche tiene el cuentakilómetros sin mancillar, y es que bajar kilometraje al contador es una estafa muy habitual para rejuvenecer el vehículo y engordar el precio final de venta. Por eso hoy te vamos a contar unos cuantos trucos que puedes utilizar para detectar esta práctica cuando desconfíes de quien te lo está vendiendo, y descubrir si verdaderamente han manipulado el contador del coche.

Con nuestros recambios para coche puedes ahorrar hasta el 50% de la reparación si los instalas tú mismo. Escrí­benos por WhatsApp y te ayudamos a encontrar los adecuados 620 640 981

Cuando vamos a comprar un coche de ocasión, lo primero que salta a la vista es el aspecto visual: el cuidado de la carrocería, la pintura, los paragolpes y bajos del coche, las ruedas, las llantas y el estado de los discos de freno.

Sin embargo, debajo del capó se encuentra la principal fuente de nuestras preocupaciones para saber a ciencia cierta la edad y el uso real del coche, ya que, al fin y al cabo, todos estos elementos seguro que han sido cambiados o reparados para ofrecer el mejor impacto en el comprador. Así que toma buena nota de los siguientes consejos para saber si bajar el kilometraje ha sido una de la técnicas fraudulentas aplicadas para asegurar la venta y su precio.

Bajar kilometraje, los mejores trucos para detectarlo

Después de repasar el aspecto visual, lo primero que debes hacer es sentarte en el asiento del conducto, ya que bajar el kilometraje y los trucos que hayan podido emplear no son fáciles de detectar. Por eso, desde aquí tendrás una perspectiva general del uso del coche, comprobando los siguientes elementos:

Bajar kilometraje, los mejores trucos para detectarlo

Analizar el coche con lupa también puede ahorrarte mucho dinero en averías ocultas.

  • Desgaste del volante, rebabas o zonas peladas de textura.
  • Desgaste del pomo del cambio de marchas y su holgura al cambiar de velocidad.
  • Botones del salpicadero: que no estén excesivamente pelados o que hayan perdido el brillo por el uso. Prueba a accionarlos y que respondan suavemente pero con firmeza, sin enganchones o que las pulsaciones sean agradables al tacto.
  • Dureza y desgaste del asiento del conductor: tela descolorida o raspada, almohadón excesivamente blando o con poco relleno.
  • Cinturones de seguridad: comprueba si se recogen con rapidez y fluidez. Un muelle muy desgastado impedirá que el cinturón se recoja adecuadamente, desvelando el uso del coche, o quizás un trucaje del cuentakilómetros.
  • Freno de mano: analiza el desgaste de la empuñadura y el botón de seguridad, así como el ruido de la carraca al accionarlo.
  • Maletero: antes de abrirlo, comprueba el marco, la cerradura o empuñadura electrónica, el estado de la alfombrilla (si tiene zonas peladas de fieltro o con exceso de pliegues por el uso) y el estado de los plásticos interiores, que pueden dar una idea del tipo de uso que se le ha dado al coche. Las luces con plásticos blancos o transparentes del interior no suelen cambiarse, por lo que si están muy amarillos, el coche ha tenido trote durante mucho tiempo.

Si después de analizar todos estos elementos compruebas un desgaste excesivo, enciende tu piloto de desconfiado. Seguro que cuando arranques el coche, el cuentakilómetros te muestra una cifra “demasiado agradable”. Antes de hacerlo, comprueba también el contorno del contacto de la llave: un exceso de rayas, muescas o golpes sobre el plástico puede indicar que a ese coche le han quitado kilómetros como años a Sara Montiel (Dios la tenga en su gloria) con tanta cirugía.

Bajo el capó

Aquí entramos en el meollo para saber si el dueño del coche ha buscado cómo bajar kilometraje al vehículo por Internet, porque maneras para camuflaro hay muchas. En el vano motor debes comprobar:

  • El estado de los plásticos que cubren los diferentes módulos: si están muy desgastados, rayados o con exceso de muescas o pestañas rotas.
  • Localiza la zona de la centralita y analiza el estado de los tornillos, arandelas y conectores. Un cuidado excesivo de esta zona puede ser la prueba de una manipulación para bajar kilometraje del coche.
  • Estado de los manguitos, cables y cabezales de los conectores: sobre todo fíjate en los menos accesibles, los que están por detrás del motor o en la parte baja, junto al cigüeñal o la correa de servicio y distribución.

 

El interior del capó puede desvelar muchos detalles sobre la edad del coche

El cuentakilómetros, no te fíes un pelo

Sin duda, el elemento al que menos debemos tener en cuenta es el cuentakilómetros. De hecho, te aconsejamos que sea lo último que mires: primero comprueba todos los elementos que hemos mencionado antes, prueba el coche en carretera y, al final, haz una estimación de los kilómetros que consideras razonables. Entonces enciende el contacto y déjate sorprender.

Pongamos que de media un coche realiza 20.000 kilómetros al año. Multiplícalos por los años que se supone que tiene el coche, y a la cifra réstale un 30 %. Si la cifra se aproxima a la que marca el odómetro, ten por seguro que algo han manipulado el cuentakilómetros.

Los neummáticos baratos y de primeras marcas que tu coche necesita

Para bajar kilometraje a los coches con contador analógico (el odómetro mecánico de ruedas de toda la vida) la comprobación es sencilla: comprueba los tornillos y plásticos del panel. Si observas muescas sobre las cabezas de los tornillos, o ranuras excesivamente grandes que impiden que los plásticos encajen bien, está claro que han trucado los kilómetros del coche.

Por el contrario, bajar kilometraje digital a los coches modernos es más difícil de detectar, ya que para ello se modifican los valores de la centralita mediante un equipo de diagnosis o scanner para bajar kilometraje. En este caso, lo recomendable es acudir con tu mecánico de confianza a la revisión del coche y que este le haga una inspección al ordenador de abordo. Si el equipo es profesional, podrá comprobar los kilómetros cambiados en los registros de la centralita, así como otros parámetros de rendimiento y seguridad.

Bajar kilometraje, los mejores trucos para detectarlo

Cómo saber el kilometraje real de un coche de ocasión

Si a pesar de todos estos trucos para detectar si bajar kilometraje está entre las prácticas sospechosas que ha utilizado del vendedor, puedes recurrir a otras fuentes para estar seguro de que el coche tiene los años y el rodaje que promete.

La primera de ellas es consultar el informe de vehículo del Registro de Vehículos de la DGT, con tan solo facilitar la matrícula o el número de bastidor. Es de pago, pero puedes acceder a toda esta información sobre el coche:

  • Titularidad del vehículo
  • Datos técnicos
  • Número de titulares anteriores.
  • Situación administrativa (si está autorizado para circular)
  • Fecha de caducidad de ITV
  • Cargas o gravámenes que impiden la transmisión del vehículo

Otra forma es consultar el historial del coche cuando pasa la ITV, ya que es obligatorio que las estaciones registren los kilómetros que tiene el coche durante la inspección, por lo que un vistazo a la tarjeta puede ser suficiente para comprobar el rodaje del coche.

Si el coche de ocasión es de un concesionario, también será fácil consultar el libro de mantenimiento, tanto su versión en papel como la digital, donde se anota esta información con cada revisión. En este caso, tampoco resultaría muy complicado bajar kilometraje al contador, ya que controlan el vehículo y pueden manipular el odómetro y falsificar la documentación.

Sin embargo, es una práctica delictiva tan grave ( 6 años de cárcel más multas) que raro es el caso en el que se arriesgan a maquillar los números. Pero al fin y al cabo, restar 1000 kilómetros es probable que nadie lo note… y no es lo mismo vender un coche con 9000 kilómetros que con 10.000.

Carfax es la última forma de conocer el kilometraje del vehículo y otras cuestiones interesantes del coche, como el número y tipos de propietarios previos, cargas financieras o uso del vehículo. En su web puedes buscar el coche por el número de bastidor, donde comprueban en su base de datos todos los coches registrados en la plataforma. Una

La manipulación del cuentakilómetros supone una estafa penada con seis años de cárcel y, aunque no es una práctica habitual ni está extendida entre los vendedores de vehículos usados, sí crea mala imagen en el sector y desconfianza en el comprador.

Cómo saber el kilometraje real de un coche de ocasión

Manipular los kilómetros, una estafa muy peligrosa

Hasta ahora nos referimos a la práctica de bajar kilometraje solo como el perjuicio económico que supone para el comprador, pero manipular el cuentakilómetros de un coche tiene otras consecuencias que pueden ser muy peligrosas. Nos referimos aquí a los problemas de seguridad que conlleva hacerle un lifting al coche.

No saber con certeza los kilómetros que acumula el motor y el resto de componentes del coche impide hacer las revisiones a tiempo y llevar un control óptimo del mantenimiento preventivo con la sustitución de recambios para coche. lo que a la larga aumenta el riesgo de accidentes de los conductores y pasajeros, además de que, evidentemente, bajar kilometraje acorta enormemente la vida útil del coche y supone un peligro para la circulación vial.

Por último, si el vendedor ha manipulado los kilómetros reales del coche, es probable que también haya utilizado otros trucos para abaratar la puesta a punto del coche, como no adquirir recambios homologados o recomendados por los fabricantes, lo que conlleva además, un coste ambiental en caso de no utilizar los sistemas de filtrado adecuadamente revisados.


Cliffski / Foter / CC BY-SA, Picjumbo, Images_of_Money / Foter / CC BY

Ahorra un 50% en reparaciones instalando tú mismo los recambios para coche. Encuentra el que necesitas o llámanos sin compromiso: 936 357 009

¿Quieres descuentos exclusivos?

Suscríbete a nuestro boletín y recibe las mejores ofertas para tus recambios

* campo requerido