Todos nos hemos sentido sofocados en alguna ocasión al estar atrapados en el asiento de atrás en verano, sin aire acondicionado de coche para aliviar el sufrimiento del calor. Las temperaturas ahora en verano pueden llegar no sólo a los 30 y tantos grados, si no que incluso pueden llegar a superar los 40ºC. Vamos, que se estaría más fresco en el infierno. Con temperaturas tan insoportables, hay que prestar atención al nivel de confort en el vehículo.

Con nuestros recambios para coche puedes ahorrar hasta el 50% de la reparación si los instalas tú mismo. Escrí­benos por WhatsApp y te ayudamos a encontrar los adecuados 620 640 981
Obviamente, los componentes fundamentales de un automóvil son los que pertenecen a sistemas imprescindibles como el sistema de frenos, el motor o los neumáticos. Pero para ir a gusto en tu viaje, da igual que dure 10 horas que 10 minutos, lo más importante es el aire acondicionado de coche. No vale de nada que tu embrague funcione perfectamente si estás distraído al volante porque estás en una sauna personalizada. Hay varios componentes mecánicos que forman parte del sistema de aire acondicionado y que permiten que podamos circular fresquitos en nuestro coche.

¿Cómo funciona el aire acondicionado de coche?

Hay una serie de elementos y aparatos que juntos contribuyen un buen rendimiento del sistema de aire acondicionado en tu coche y permiten que podamos refrigerar el interior del habitáculo del vehículo, a pesar de lo intenso que pueda llegar a ser el clima caluroso. Para bajar las temperaturas del habitáculo, los equipos de aires acondicionados comprimen un fluido refrigerante de una manera que se logra aumentar la presión del mismo, y que después, al reducir la presión rápidamente, se consigue la vaporización del fluido. Gracias a este proceso, el fluido refrigerante absorbe energía; sacando el calor del aire del habitáculo y sustituyéndolo con aire frío y refrigerado.

A parte de refrigerar el aire del habitáculo, el sistema de aire acondicionado también tiene la capacidad de absorber la humedad. Esto se debe a que, al absorber energía, la humedad es condensada y eliminada del habitáculo a través de un conducto que lleva al exterior. Otros componentes no deseados también son desechados de esta manera, como el polvo y las impurezas del aire que se expulsan del interior del habitáculo; purificando así el aire.

Componentes del sistema de aire acondicionado de coche

Existen 5 componentes principales que son necesarios para que el sistema de aire acondicionado de coche funcione correctamente. Allá van:

Los neummáticos baratos y de primeras marcas que tu coche necesita
  • El compresor de aire acondicionado se ocupa de comprimir el fluido refrigerante, como ya hemos visto, para que se eleve la presión del mismo y que pase a la siguiente fase del sistema a alta presión. El incremento de presión conlleva también un incremento de temperatura. Con esto en cuenta, al comprimir el fluido refrigerante, éste acaba en estado gaseoso y a una alta temperatura cuando sale hacia el condensador; la siguiente etapa.
  • El condensador está situado en la parte delantera del vehículo, en frente del radiador del líquido refrigerante del motor. El condensador provoca un efecto de subenfriamiento en el fluido refrigerante, osea que causa un drástico descenso de temperatura en el mismo sin que resulte en una pérdida de presión. Esto lleva a que el fluido refrigerante pase a estado líquido. Los condensadores suelen estar hechos de aluminio.
  • El filtro deshidratador está colocado entre el condensador y la válvula de expansión. Su función es filtrar las impurezas que el fluido refrigerante pueda contener, además de absorber la humedad que pueda portar el circuito. También es fundamental el que este filtro evite la llegada de fluido en estado líquido al compresor, lo cual sería desastroso para este último y probablemente resultaría en su destrucción. El filtro deshidratador lleva en su interior un filtro con bolas de zeolita o silicagel, para ayudar con la absorción de la humedad.
  • La válvula de expansión se encarga de que el fluido refrigerante pase hacia el evaporador. Para conseguirlo, la válvula obliga al fluido a pasar por un orificio mucho más estrecho de lo que está acostumbrado en su canal habitual de circulación. Esto provoca una considerable caída de presión y produce la vaporización del fluido, lo que en cambio lo lleva a volver a su estado gaseoso.
  • El evaporador es un intercambiador térmico, parecido al condensador, hecho de aluminio. En esta etapa del proceso, sucede la vaporización del gas que conlleva una caída de presión; desde los 14-16 a los 1.5 bares, y también una caída de 1 a 3ºC de temperatura. Así mismo, el fluido vuelve hacia el compresor en estado gaseoso al salir del evaporador. 
Ahorra un 50% en reparaciones instalando tú mismo los recambios para coche. Encuentra el que necesitas o llámanos sin compromiso: 936 357 009

¿Quieres descuentos exclusivos?

Suscríbete a nuestro boletín y recibe las mejores ofertas para tus recambios

* campo requerido